Sinopsis Manuscrito hallado en un manuscrito



Los diez cuentos que componen Manuscrito hallado en un manuscrito, se caracterizan por su experimentación formal. Los temas más recurrentes son el genio, la locura, la inteligencia artificial, el azar, el espíritu, la carne, el libre albedrío. El ensayo, la música, el artículo periodístico, la muñeca rusa, los espejos, son recipientes que el autor exporta de la vida y el arte para dar a cada relato un rostro distinto. Es un libro inscrito en la llamada metaliteratura. El trasfondo se deduce del epígrafe de Cioran que inaugura el libro: “Imaginar únicamente cosas que podríamos rumiar en una tumba”. 


Este cuento trata de ti
Es un divertimento donde el propio lector es el protagonista. La propuesta narrativa del autor puede leerse en esas líneas iniciales:
“Este cuento trata de ti, lector, leyendo este cuento…” 

Hacer bien las cosas
Aquí puede hallarse la influencia de Edgar Allan Poe en el perfil del protagonista, sólo que en circunstancias de la vida moderna.

El rondó de Sileno
Trata de cuatro personajes desconocidos entre sí, que coinciden en una estación de tren. La relación entre cada historia es conceptual. La estructura del cuento como la “Marcha turca” de Mozart, es un rondó (a-b-a-c-a-d).

Monólogo de un mitómano
Cantar más que contar es la razón de este monólogo. La anáfora y el ritmo lo protagonizan. El relato hace referencia a la célebre paradoja del mentiroso.

Es una elucubración inspirada en algunas teorías de la física moderna.

Suite para violonchelo
Trata de la imaginación, el genio, la locura, el sueño, el arte… admite varias lecturas.

Fundamentación heurística de la costumbre
Refiere la falta de inspiración y cuestiona la inteligencia artificial.

Scheherazada y la Inteligencia Artificial
Disfrazado de un artículo periodístico, hace un breve recuento de la historia de la Inteligencia artificial y nos presenta un software capaz de crear todo tipo de cuentos y novelas por sí mismo, a partir de características delimitadas por el usuario:

“(…) los lectores podríamos acceder a las obras que Shakespeare jamás escribió, pero pudo haber escrito; a las nuevas erratas de Cervantes y los nuevos gags de Bernard Shaw; a un Papini virtual que volvería convertido al budismo; a un repertorio tan estirado de Las mil y una noches que ya nadie querría saber nada de emires, efrits y lámparas maravillosas; Bukowski regresaría con otras aventuras, Cortázar inventaría una nueva camada de bichos abstractos y Lewis Carroll podría adaptar el teorema de Gödel a sus nuevas creaciones matemático-literarias”.

La época del amor binario
Es una variante del relato anterior. Cuenta la aventura de un hombre adicto a la filosofía y al sexo, que cambia a su amante en turno por una muñeca de sexta generación:

"Con sólo teclear unos cuantos comandos y seguir los cuadro de diálogo configuré una obra maestra: Su nombre era Alondra: Joven de diecisiete años, piel blanca, pómulos altos, cabello negro y un cuerpo esbelto, pero sano. Amaría el jazz, la comida cubana, el teatro de Camus, las acrobacias eróticas y el cine expresionista alemán. En la mesa sería una conversadora inagotable, de temas tan excitantes y variados como la escultura cinética, el idealismo de Berkeley, las matemáticas del caos, o el Baghavad Gita; y en la cama estaría kamasútricamente entrenada para atender mis más geniales caprichos, sin la menor atenuante atlética ni moral." (leer en línea)

Manuscrito hallado en un manuscrito
Oskar, un joven escritor, ve un rótulo afuera de una vecindad que lo desconcierta por ser idéntico al descrito en una historia que empezó a escribir la noche anterior. El rótulo anuncia una librería que vende manuscritos. Adentro encuentra al anciano que los escribe y una considerable producción. Los hojea; nada le interesa. El anciano le regala un manuscrito antes de que se vaya. El libro cuenta la propia vida de Oskar, desde su infancia hasta el momento en que llegó a la librería. Cuando Oskar se da cuenta que todo lo que ha vivido no es sino la mitad del libro, y lo que está en la otra mitad es lo que no, corre a terminar su cuento iniciado la noche anterior, y le da un giro a a toda la historia… Se trata de un relato en abismo, como los grabados de Escher, las paradojas de Zenón, la novela Niebla, de Miguel de Unamuno o “Continuidad de los parques”, de Julio Cortázar.









No hay comentarios.:

Publicar un comentario